26 mar

Cazando un segundo en la vida de un ave

Buitre leonadoCada vez es más habitual ver por nuestros pueblos a pequeños grupos de personas cargadas con trípodes, cámaras y telescopios, son aficionados al birdwatching,  birding, o en castellano “avistamiento de aves”. Se trata de una actividad que cada vez atrae más turismo a la península ibérica, su especial situación entre Europa y África nos convierten en lugar de paso casi obligado para las aves migratorias.

El objetivo de cada salida es visualizar e identificar cuantas más aves sea posible, algunos aficionados mantienen una “life list” que recoge la totalidad de aves vistas a lo largo de su vida, este tipo de aficionado es el más dado a viajes a determinados lugares del mundo que les permiten ampliar sus “capturas”. Digo capturas porque es una afición que, en muchos sentidos es similar a la caza, hay que conocer los hábitos de la presa, conocer sus ecosistemas preferidos, comportamientos, camuflajes, trino…

El equipo básico para realizar esta actividad es sencillo, unos binoculares o prismáticos,  un telescopio portátil con trípode, tu libreta de notas y, muy importante, una guía de campo. Hay guías muy buenas en el mercado y este no es sitio para dar publicidad a ninguna. Algunos también cargan con sus registros de cantos de ave para la confirmación de la especie en cuestión. Inicialmente, incluir la cámara de fotos en el equipamiento era algo vetado a los más pudientes pues el equipo necesario era realmente muy caro, hoy, con la llegada de las cámaras digitales y los telescopios portátiles, se ha popularizado su uso.

Se tienen noticias  de aficionados al avistamiento de aves desde finales del siglo XVIII, se iniciaron en Reino Unido, y de ahí saltó a Estados Unidos y al resto de Europa, su apogeo lo vive ya en el siglo XX y despegue definitivo en el XXI. Existen competiciones donde los participantes tienen que ver el mayor número de aves posibles en un tiempo determinado.

España es el país de la Unión Europea con mayor número de Zonas de Especial Protección para las Aves (Z.E.P.A.), en total son 562 ZEPAs que se reparten cerca de 10 millones de hectáreas protegidas. Cada vez son más los alojamientos rurales donde los recepcionistas cuentan con formación sobre esta práctica y algunos folletos sobre los lugares interesantes para el avistamiento de aves en la zona. Es sin duda un nicho de mercado en plena expansión.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar análisis de navegación de usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información aquí.