4 jun

De aventura con los más pequeños en verano

surf para niños

Los deportes de aventura no son exclusivos de jóvenes y adultos. Los más pequeños de la casa pueden practicar también diversas actividades de aventura, escogiendo las más adecuadas para su edad y habilidades.

Proponemos aquí cuatro actividades para los pequeños aventureros en verano:

Senderismo

Es, tal vez, la mejor opción para introducir a niños y niñas en los deportes de aventura y en el turismo activo. Existen todo tipo de rutas, con distintas características y niveles de dificultad, entre las que podemos elegir la más bella, divertida y adecuada para los niños. Además, el senderismo es también una buena manera de transmitir a los más pequeños valores como el respeto por la naturaleza.

Paseos a caballo

Montar a caballo suele ser una de las actividades más divertidas y gratificantes para los niños a los que les gustan los animales. Acompañados en todo momento por adultos, los pequeños pueden montar a caballo a partir de los 4 años. Lo más recomendable es que se inicie en una escuela de equitación, donde haya ponis y caballos adecuados a todas las edades, y donde cuente con la asistencia de monitores cualificados. Entre los beneficios que reporta esta actividad, el niño podrá desarrollar parte de su musculatura –principalmente piernas y glúteos– y mejorar aspectos como la coordinación motriz y el sentido del equilibrio, además de ayudarle a adquirir más confianza y seguridad en sí mismo.

Surf

El surf puede ser una de las elecciones más acertadas para esos niños que disfrutan con el mar y las olas en la playa. Una buena edad para iniciarse en el surf es con 6 años. Claro que para poder practicar surf, el niño debe saber ya nadar.

En la costa española existen numerosas escuelas de surf que organizan cursos para los más pequeños. Practicando este deporte, los niños desarrollan destrezas y habilidades como la coordinación, el equilibrio, la elasticidad, contribuyendo a su desarrollo psicomotor.

Buceo

Aunque la agencia certificadora de buceo PADI recomienda que se espere a que el niño tenga al menos 14 años, existen alternativas para ir introduciendo a nuestros hijos en el apasionante mundo de los fondos marinos. Para los más pequeños existe el programa SASY (Supplied Air Snorkeling for Youth), en el que se les pone un chaleco de flotación que no se puede desinflar. De esta forma, se introducirán en este deporte de la manera más segura, practicando esnórquel, siempre acompañado por adultos.

A partir de los 8 años, existen ya programas adaptados para que los niños vayan adquiriendo conocimientos y destrezas sobre el deporte del buceo, y puedan empezar a sumergirse. Los programas Bubblemaker (edad mínima 8 años) y Seal Team (de 8 a 12 años) son la mejor forma de introducirse en el mundo del buceo, siempre con la supervisión de instructores cualificados.

Foto | Sheila Scarborough en Flickr.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar análisis de navegación de usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información aquí.